The Boy – Craig McNeill, 2015


Esta es una película que huele a festival. Tiene los ingredientes clásicos que buscan complacer al jurado y ocultar, casi con éxito, el género popular al que pertenece. Y ciertamente participó en Sundance, aunque originalmente fue un cortometraje titulado Henley. No obstante, esta versión extendida titulada The Boy conserva los planos contemplativos y el ritmo parsimonioso que caracteriza a las cintas que buscan ganar premios. La historia es sencilla: un niño y su padre viven en un motel al pie de una carretera en medio de la nada. La relación entre ellos es tensa. El niño se comporta de manera antinatural, reservada, inexpresiva, dado su escaso contacto con otras personas. Está cautivo en aquella soledad y es cuestión de tiempo para que explote y se rebele.


Es un thriller psicológico que hubiera podido desembocar en horror puro y sumarse a la larga lista de películas sobre niños siniestros. Se percibe un asesino potencial en el niño protagonista. Hay en su condición una carga dramática llena de posibilidades. Hubiera podido exacerbar los sentimientos y volverse subversiva a la hora de hablar de la relación padre-hijo. Tenía todos los elementos para romper esquemas, para ser incendiaria y provocadora. Pero su acartonamiento, su perfección, su sobriedad, la alejan de tal posibilidad. Es una película correctamente filmada —algo grandilocuente en su apariencia turbia y excesivamente mesurada— que pierde candidez o, mejor, nunca la encuentra. No tiene espíritu. La forma se devora a una historia claramente estirada más allá de sus posibilidades. Jared Breeze, quien interpreta a Ted Henley, el enigmático niño, más que generar odio despierta irritación. Y David Morse, gran actor y un favorito personal, se desaprovecha totalmente en este papel de padre irregular.

The Boy no es altamente impactante, no ofrece grandes emociones; por lo menos no de manera visceral. La salva su lograda atmósfera. Si bien no te pone al borde del asiento, es una experiencia visual interesante. Es una película de horror que no quiso mostrarse como tal. Pienso que querer ocultar su verdadero rostro no le permitió ser más visible. Podría haberse convertido en un clásico del momento.

Mauro Vargas


Comentarios

  1. El título me engañó :-) creí que era una peli del 2016 de William Brent Bell, que no tienen nada que ver pero se titula igual (es una peli de terror que empieza muy bien, pero que el final... )
    Esta que comentas creo que no me sonaba, voy a indagar :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario