RESEÑA: El dragón flotante (Floating Dragon), Peter Straub


Peter Straub es un tipo de amores y odios. Si una de sus obras es espectacular, la siguiente deja un mal sabor. Dragón flotante, con más de seiscientas páginas, se debate entre ambas sensaciones. La historia va de la fuga de un gas tóxico llamado DRG-16 que se posa sobre Hampstead, una lujosa población norteamericana, y dispara conductas irrefrenables de horror y muerte entre sus habitantes. Los protagonistas y héroes de turno son un grupo variopinto de personajes: Grahan Williams, un viejo escritor conocedor de la historia de Hampstead; Richard Allbee, un actor de vieja data; Patsy McCloud, una mujer agredida por su marido; y Tabby Smithfield, un adolescente que vive en un ambiente familiar caótico. Con el vasto conocimiento que Graham Williams tiene de la población y los dones telepáticos y extrasensoriales que comparten Patsy McCloud y Tabby Smithfield, el grupo descubre que el horror que está azotando a Hampstead ha sido un evento cíclico desde la fundación del pueblo, en el que el mal reencarna con cada advenimiento y se ve simbolizado en la figura de un dragón.

Peter Straub escribe una novela coral y compleja con una amplia galería de personajes y un paseo episódico a lo largo del siglo XX y buena parte del XIX para mostrarnos las distintas reencarnaciones del mal en aquel pueblo. El autor es muy cuidado en su escritura, en su forma, en su estructura, pero pierde de vista la calidez de unos buenos personajes. Pese a que cada personalidad está bien pensada y resulta llamativa, es difícil simpatizar con ellos lo suficiente como para preocuparnos por su destino. La novela está plagada de eventos desafortunados y horripilantes, uno tras otro, que probablemente responden más a un éxtasis creativo del autor que a una razón verdaderamente justa para la historia; es una mescolanza de muchos terrores que parecen no estar asidos a nada. La historia es inverosímil, una falencia latente al preferir escribir correctamente y llamar la atención del lector con descripciones grandilocuentes en lugar de relacionarnos a fondo con los seres humanos que la protagonizan. En Dragón flotante hay un enorme desbalance: Straub se pasa el ochenta por ciento del libro inventándose muertes y más muertes, y misterios y revelaciones. Y la recta final (cuesta arriba, un ascenso insufrible, pues en realidad no te interesa saber en qué acabará todo), se desarrolla en escasas páginas, como si te sacudieras las manos luego de atiborrarte con un enorme paquete de frituras.

Sorprende la enorme similitud con IT, de Stephen King. Un grupo de héroes marginales y variopintos se enfrenta con una amenaza indestructible y ominosa que ha destruido ese pueblo a lo largo de la historia, en ciclos de veinte años. A veces esta amenaza se ve representada como una enorme deidad (aquí un dragón). Los accidentes van desde misteriosos homicidios hasta masacres dantescas. Algunos enloquecen, otros fallecen y luego vuelven como muertos vivientes a manera de visiones que se revelan a los vivos, especialmente los seres queridos. La escena de Patsy McCloud revisando el libro de historia y viendo cómo emerge de él un enorme dragón recuerda las escalofriantes secuencias de «El club de los perdedores» hojeando los álbumes de fotografías. Incluso hacia el final de Dragón Flotante se habla de un establecimiento llamado «Pennywhistle Café». Es inevitable no pensar en la cantidad de lugares similares entre la novela de Peter Straub y la de Stephen King. Lo curioso es que Peter Straub la publicó tres años antes.

Comentarios

  1. Me encanta tu blog!
    Lo descubrí hace unos días, ya que conseguí este libro, Dragón flotante de Peter Straud y La enviada de Bernard Taylor, son increíbles tus reseñas de libros de terror, por favor sigue así.Saludos desde Lerdo, Durango

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios, Arturo. Nos encanta que te gusten nuestras reseñas. Esta es tu casa, siempre bienvenido. Grandes hallazgos ese par de libros. Buen provecho con tus lecturas.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Al autor solo lo he leído junto con King, pero no son novelas que me enamoraran... Supongo que leeré algo de él, aunque no sé si será este libro.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario