RESEÑA: El lugar maldito (The Bad Place), de Dean Koontz



En un viejo ejemplar de la revista Fangoria apareció una reseña que decía que esta novela le había arrebatado el primer lugar de los más vendidos a La mitad oscura de Stephen King. Dean Koontz, aunque popular, muy vendido y con gran renombre, siempre ha estado casi a la zaga de Stephen King, y que uno de sus libros haya derrocado en popularidad a una de las novelas más destacables del Maestro del terror no puede más que despertar interés.

El lugar maldito arranca a toda velocidad: Frank Pollard se despierta en un oscuro y sucio callejón. No sabe quién es ni por qué llegó a ese lugar. Y lo peor, una entidad invisible lo persigue para matarlo y Frank debe despojarse de su aturdimiento y emprender la huída por las calles de la ciudad. Al mismo tiempo, una pareja de detectives privados —Bobby y Julie Dakota—, llevan a cabo una labor de vigilancia que sale mal y se convierte en un desenfrenado tiroteo. Pronto, Frank acudirá a la agencia de detectives de los Dakota para hallar respuestas y descubrir su pasado. ¿Por qué se despierta en lugares diferentes cada mañana con sangre, tierra y sustancias extrañas en las manos? ¿A dónde va cada noche? ¿Qué extraños poderes tiene su cuerpo que no puede controlar? Su insólito origen está conectado con la terrible amenaza llamada Candy, un despiadado asesino que bebe la sangre de sus víctimas y que desea con todo su corazón atrapar y matar a Frank Pollard y a todo el que ose ponerse de su lado.

Entre la irregularidad con la que uno se encuentra al leer la obra de Dean Koontz, El lugar maldito es uno de sus grandes aciertos. Sus personajes, todos, hasta el más fugaz dentro de la novela, están muy bien definidos, ricos en matices, y muy variopintos. La historia se mueve en elementos de géneros variados de la literatura popular. Hay horror, ciencia ficción, y una predominante trama policíaca. Es como una historia que pudieran haber protagonizado Mulder y Scully, de los X-Files. Es esta mezcla tan bien realizada lo que le da el mayor atractivo al libro. Además, posee un excelente ritmo. A veces se hace deseable que Koontz sea más breve con sus palabras en momentos de alta tensión, pero es claro que aquella ansiedad está desatada cuando el suspenso está bien llevado. Tiene sus contras, por supuesto: aunque el villano de turno, el sádico y a la vez mojigato Candy es suficientemente atractivo como monstruo, sus hermanas, dotadas con extrañas facultades e igual de misteriosas, resultan molestas. En realidad, mucho de lo que rodea la vida de Candy tiene un tufo a religiosidad algo ya visto, aburridor, un tanto cursi: la eterna contraposición de un asesino moviéndose por motivaciones que parecen ser aceptadas y designadas por Dios. Aquella impunidad que proviene de lo divino resta puntos.

A muchos les ha incomodado la explicación del origen de Frank Pollard, Candy y sus hermanas, pero creo que dentro de las leyes de la novela y del discurso moralista con el que Koontz aderezó la historia, funciona, a no ser que nos vayamos a la medicina para intentar comprobar la viabilidad de tal explicación. Por otro lado, se extraña la aclaración de otros elementos, como aquel extraño paradero a donde nos llevan hacia la mitad de la novela, en donde pululan los extraños bichos que nos presentan en algún momento. ¿Es otra dimensión? ¿Otro planeta?

Pese a sus vacíos —que no son tantos ni tan relevantes—, El lugar maldito puede codearse con los títulos más recomendables de Dean Koontz, tales como Víctimas y Fantasmas. Es entretenida y diferente. Por lo menos tumbó del primer lugar a una novela de Stephen King y eso no se debe ignorar. ¿Habrá sido una victoria justa?

Koontz, Dean. El lugar maldito. Traducción: Manuel Vásquez. Barcelona, España: Plaza & Janés, 1991.

Léase a plena noche

Aquí yacen aquellas historias en las que habita la oscuridad y que solo deben ser conocidas aplena noche .

4 comentarios:

  1. Había aparcado a este autor después de que Fantasmas me decepcionará un poco. Pero bueno, a lo mejor me vuelvo a animar con esta, sobre todo si dices que los personajes son ricos en matices. Me lo pensaré.
    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy, muy entretenida. Pasas las páginas volando. Un poco cursi (ya es común en Koontz. Creo que le teme al exceso de maldad), pero es recomendable. Es más Thriller sobrenatural que terror. Creo que te puede gustar.
      Saludos, Atalanta.

      -Mauro Vargas.

      Eliminar
  2. Dentro de los pocos libros que me he leído de este señor, esta novelo es lejos la que más me fascinó, que la leí de muy joven y bien recuerdo que los dueños de la una librería que ya no existe, me la recomendaron harto, al igual que uno de mis mejores amigos. Me encantaría la hicieran película o miniserie.
    Por cierto, me alegra mucho que hayas regresado a la blogósfera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé que sería muy interesante alguna adaptación. Koontz tiene historias que claman por ser adaptadas.

      Eliminar