lunes, 14 de noviembre de 2016

RESEÑA: De Palma (2015) Noah Baumbach & Jake Paltrow



Aunque Alfred Hitchcock ha sido una enorme influencia en el cine posterior, ningún otro director ha asimilado tan fielmente sus aportes como Brian De Palma. Este director, legendario por obras inmortales como Carrie, Scarface y Mission: Impossible, hizo parte de una generación que le cambió la cara a la industria a partir de los años setenta. Nombres tan relevantes como Francis Ford Coppola, Steven Spielberg, Martin Scorsese y George Lucas conformaron esta pandilla de realizadores asombrosos. Entre la filmografía de cada uno de ellos, hay por lo menos dos clásicos inmortales del séptimo arte. Y aunque en la actualidad, Brian De Palma parezca relegado, casi olvidado, siento que es el único de todos ellos que se esforzó en construir una voz legítima, un estilo inconfundible de filmar y un compromiso, no solo con géneros populares como el suspenso y el horror, sino con una férrea intención de no dejar que la industria destruyera su trabajo. Muchos realizadores se han dejado absorber por Hollywood, aquel monstruo al que todos quieren conocer, pero que pronto termina engulléndolos. Brian De Palma fue víctima, pero logró escabullirse, siempre fiel a su instinto. Una vez descubres el cine de Brian De Palma, no puedes dejar de admirarlo.

De Palma es un documental absolutamente merecido. Noah Baumbach y Jake Paltrow nos ofrecen un recorrido por la vida y obra de, como lo dice el tráiler, uno de los grandes narradores de América. Tras una breve visita al pasado del director, empezamos a sumergirnos cronológicamente por cada una de sus películas. Es asombrosa la variedad de temas que abordó, desde el cine de terror (Carrie, The Fury), pasando por el cine de crimen (Los intocables) y hasta la comedia (Greetings). Cada una de sus cintas tenía algo qué decir, ya fuera discursivo o técnico. De Palma hace evidente sus esfuerzos por buscar un estilo que definiera su visión de mundo. Una visión que le granjeó buenas críticas y malos comentarios.

Aunque es una gran invitación a indagar el fondo de su obra o acercarse un poco más a ella (todos hemos visto, al menos, una de sus cintas), el documental se queda corto ante una figura legendaria como Brian De Palma. Pese a que sus directores tienen una relativa experiencia en el cine, parece que no se han llevado bien con el documental.

De Palma es una obra monótona. Han invitado al director a sentarse en una silla a recitar toda su vida. Los fragmentos que acompañan el relato de están puestas sin ninguna pericia. A veces, el documental se vuelve muy personal. De Palma arroja nombres que no siempre ubicamos con facilidad. Faltó una contextualización de parte de los realizadores. Si bien arroja anécdotas interesantes, se espera que De Palma hable un poco más sobre su posición frente al cine. Las pocas opiniones que se pueden ver son limitadas y están casi todas acumuladas hacia el final. Hay un evidente desbalance.

Este producto parece estar dirigido a conocedores, lo que resulta un desacierto. Para quien no conozca la obra de De Palma a profundidad y se acerque a este documental sin precaución, puede sentirse excluido. Si eres fan de esta leyenda viva del cine norteamericano, De Palma es algo que debes ver. El interés previo por su trabajo puede mitigar un tanto la extrema sencillez de este documento (se evidencia desde la poca creatividad del título), que pudo haber sido mucho más interesante, tanto narrativa como visualmente.

Mauro Vargas


No hay comentarios:

Publicar un comentario