RESEÑA: La segunda hija (Second Child), John Saul



Una enorme propiedad a orillas del mar, con una gran mansión erigiéndose entre el extenso sendero de entrada y el invernadero y bosque privado, en donde vive, o una vieja solitaria, o una familia conflictiva, ambos igual de adinerados, sobre los que pesa alguna maldición o secreto turbio, y cuyos hijos siempre salen pagando los platos rotos. Ese es el oscuro mundo ideal en el que John Saul ha vivido desde que inició su carrera literaria con Dejad a los niños. No sé hasta cuándo dejaron de ser verosímiles aquellos escenarios, dignos de una novela gótico-romántica barata, o si todavía existe alguien que los habite todavía. Lo único que sé es que John Saul se aferró a ellos, llevando al límite la máxima que invita a continuar con algo si funciona y negándose a evolucionar con el paso del tiempo. En los noventa, lo que asustaba no era lo mismo que la década anterior. John Saul dejó de hablar de niños para interesarse por las caóticas vidas adolescentes. Sin embargo, sus historias siguieron siendo un total anacronismo.

La segunda hija nos cuenta la difícil situación que atraviesa Melissa Halloway cuando un inesperado incidente lleva a una hermanastra nunca conocida a vivir a su propia casa. Melissa es una chica apocada, nacida dentro de un círculo social muy cerrado en donde es invisible. Inconforme con ella misma, asediada por una sociedad elitista y despreciada y humillada por su madre, una víctima del «qué dirán», ignorada por los chicos y motivo de burla de las chicas; su vida es un desastre que la ha llevado a refugiarse en ella misma y en una amiga imaginaria llamada D’Arcy. Su hermanastra, Teri McIver, es todo lo contrario: esbelta, sociable, popular al instante, se roba todas las miradas y logra traspasar el hermetismo de esa comunidad de opulencia y linaje. Melissa abriga la esperanza de que su hermanastra se convierta en la amiga que nunca tuvo, en un apoyo y un aliciente para vencer sus complejos. Pero ignora las verdaderas intenciones que yacen bajo la perfección de Teri McIver.

La segunda hija encaja en eso que algunos llaman «suspenso sobrenatural». Es un drama, una intriga aderezada con uno que otro elemento siniestro. Si nos quedamos con los elementos racionales de la historia, todos conjugados son capaces de construir una buena historia, pero John Saul se queda en la superficie, en el modo fácil, intentando potenciar el interés con técnicas para causar miedo que ya están en desuso y que el público no se cree. Sumado a eso, los personajes estereotipados y acartonados, balbuceando diálogos inverosímiles y envueltos en lugares comunes, arrastran el libro a una categoría media, casi baja.

John Saul solía decir en las entrevistas que nunca veía películas ni leía libros de terror porque no le gustaban, porque le daba miedo. Quizá en sus inicios fuera una respuesta osada e irreverente, dado el éxito que tenían sus obras, pero después de diez años o más, darle la espalda a un género que tuvo que evolucionar para no morir a inicios de los noventa es un completo suicidio. Ignorar deliberadamente su propio campo de trabajo fue, quizá, el detonante de su paulatina desaparición en la escena literaria.

Este libro es para seguidores fieles de John Saul y para gente que se sienta comprometida con terminar un libro cuando ha llegado más allá de la mitad. Vista desde lejos, no es más que una nueva versión de «La cenicienta» perdida en el tiempo. Es un libro para adultos que rezuma una voz adolescente. Es un libro de Escalofríos extenso, ni por asomo tan amenazante como la primera obra del autor.

Saul, John. La seguna hija. Traducción: Ariel Bignami. Barcelona, España: Javier Vergara, 1991.

Léase a plena noche

Aquí yacen aquellas historias en las que habita la oscuridad y que solo deben ser conocidas aplena noche .

2 comentarios:

  1. En cuanto vi que había reseña de este autor, vine a ver qué tal, y ya veo que mejor lo dejo pasar. Me parece que Dejad a los niños será la única obra que lea de Saul.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola, mi compañero en el terror...Te cuento que te he nominado a un premio bloggero. Puedes enterarte al respecto leyendo el siguiente post: http://elcubildelciclope.blogspot.cl/2016/05/un-premio-honorifico-mas-para-este.html

    ResponderEliminar