RÉQUIEM: "Rowdy" Roddy Piper



Por Mauricio Vargas Herrera.


A finales de los ochenta, una raza alienígena estuvo a punto de apoderarse de nuestro planeta. Ya habían adelantado su metódica invasión, incluyendo mensajes subliminales en cada rincón. Cada revista, cada valla publicitaria, cada emisión de las noticias ocultaba en su inocente y colorida fachada el mensaje que nos llevaría a la destrucción.

«Obedece», «Cásate y reprodúcete» pululaban por doquier y los billetes llevaban impresos la máxima total: «Este es tu dios». Pero todo aquello acabó cuando Roddy Piper saltó del ring a la pantalla, tomó su arma y con aquellas gafas oscuras que desnudaban la grisácea realidad en la que estábamos,  dijo con altivez: I have come here to chew bubble gum and kick ass. And I’m all out of bubble gum.  A continuación vino el exterminio a manos de este jornalero llamado John Nada que se convirtió rápidamente en leyenda.

Roderic George Toombs, más conocido como «Rowdy» Roddy Piper, falleció el 31 de julio a los sesenta y un años. Tras una exitosa carrera en el circuito de la lucha libre profesional,  regresó al ring para conducir brevemente el segmento de entrevistas que condujo en su época dorada con la WWF Piper’s Pit. Lo hizo con premura, pues presentía que se iría demasiado pronto. Su salud no estaba bien. Ingresó al Salón de la fama de la WWE en el 2005 y muchos aseguran que su personaje del gaitero provocador es, por lejos, el mejor villano de la industria de la lucha.



Era el canadiense más escocés que se haya visto. A los quince años hizo su debut como luchador. El animador lo anunció como Roddy the Piper, pero la gente solo escuchó «Roddy Piper» y así fue bautizado desde entonces. El luchador decidió adoptar el apelativo, dada su ascendencia escocesa. Su personaje se desarrolló pronto. En los setenta, primeros años de su carrera, trabajaba para una compañía de lucha en San Francisco. Una vez ofendió con sus comentarios a la población mexicana de la región y para disculparse se ofreció a interpretar el himno de México con su gaita. Cumplió su promesa, en efecto, pero prefirió soplar las notas de La cucaracha.

Pese a todo y con el paso de los años, los abucheos se convirtieron en ovaciones cada vez que retumbaban los redobles y los llantos de gaita. Entonces Piper aparecía en el lugar, enfundado en su falda de rigor y su camiseta blanca que rezaba «Hot Rod!».

No había rival suficientemente poderoso. Casi desnudó a Mr. Perfect en público. Le cortó el pelo al obeso Adrian Adonis tras derrotarlo. Le tocó el trasero a la pareja de turno del rompecorazones Shawn Michaels. Pero nada se compara con la eterna rivalidad que tuvo con Hulk Hogan y el mismísimo Mr. T. La primera versión de Wrestlemania —sin duda el evento más trascendental de la WWE— tuvo a Piper como protagonista enfrentándose a estos dos personajes (acompañado de Mr. Wonderful). La rivalidad de Piper con Mr. T fue tal, que posteriormente se enfrentaron en una pelea de boxeo en donde Piper fue desclasificado por no aguantar la tentación de hacerle un suplex al contrincante.



Durante y después de su carrera de luchador, Roddy Piper estuvo en contacto con el cine. Protagonizó varias cintas serie B y fue recurrente en varios episodios de televisión. Pero su estelar en They Live le otorgó la inmortalidad en la cultura popular. John Carpenter lo conoció en Wrestlemania III y supo que era el indicado. Junto con Piper actuó Keith David en el papel de Frank Armitage, un rol escrito exclusivamente para el actor. Fueron una pareja dispareja pero de alta recordación, en especial por la escena de pelea que protagonizan en la película, quizá una de las mejores del cine. Dura casi seis minutos y todo por una tontería: Piper tratando de obligar a Keith David a ponerse los lentes para que viera la realidad. Según el director, fue una de las mejores tomas. Tenían un luchador profesional a bordo y con total libertad llevaron a cabo el combate que fue ensayado a lo largo de tres semanas.

La frase que escupió antes de comenzar a disparar contra los extraterrestres se convirtió casi que en un lema de lucha contra el sistema y John Nada, tras su valerosa cruzada, dejó a Roddy Piper grabado en la memoria de todos.

Al enterarse del fallecimiento, la luchadora de la UFC, Ronda Rousey, quien admitió ser admiradora del luchador, le dedicó su pelea del día siguiente contra Bethe Correia. El combate solo duró treinta y cuatro segundos. Rousey ganó por knock-out. Parece que «Rowdy» Roddy Piper sigue haciendo ruido desde el más allá.


Fotos: They Live, 1998 Aive Films.

Léase a plena noche

Aquí yacen aquellas historias en las que habita la oscuridad y que solo deben ser conocidas aplena noche .

2 comentarios:

  1. ¡No sabes cuánto lamento su fallecimiento! Aparte de la mencionada joyita de Carpenter en la que trabajó, recuerdo un filme que me encantaría volver a ver: "Un semental en Frogtown" ¿Lo ubicas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elwin.
      Lo ubico, pero no la he visto. Uno de los tantos pendientes que tengo.

      -Mauro Vargas.

      Eliminar