Malas Decisiones



Por Mauricio Vargas Herrera.

Los monstruos de los años treinta aspiran a una resurrección. En esta sobredosis de remakes que padecemos, los grandes estudios están llevándolos de nuevo a la gran pantalla para intentar conquistar a las nuevas generaciones. La situación es bastante ingenua. Los niños saben quién es el conde Drácula, aun sin haber visto a Bela Lugosi emerger de las sombras. Pero la misión también es noble. Refrescar a las viejas leyendas no cae mal, aunque no están esforzándose mucho por hacer bien la tarea.

El año pasado salió Drácula: la leyenda jamás contada, el primer intento de los estudios Universal para revivir a su pandilla monstruosa. Aunque su recaudación en taquilla fue exitosa, el resultado fue desastroso. La historia no trataba del vampiro que todos conocimos; era la historia de Vlad el Empalador apta para toda la familia. Los realizadores perdieron el rumbo del asunto. Convirtieron al temible chupasangre en un superhéroe. La película no es de terror, es de fantasía y acción. Ni siquiera Stephen Sommers, con su sobredosis de acción y CGI, cometió tantos errores en su remake de La momia que asusta lo suficiente para salvarse con dignidad.

La intención de revivir a los monstruos de la Universal sigue en pie, a pesar de todo. El mes pasado se reveló el tráiler de la nueva película sobre Victor Frankenstein. Se agradece que dejen claro que el nombre pertenece al científico y no al monstruo, pero volvemos a encontrarnos con su ayudante de turno, Igor (mucho más atractivo que de costumbre) y con un montón de secuencias que pecan de ser demasiado espectaculares. El tráiler no solo deja entrever el pecado cometido con la de Drácula, sino que acompañado con una disonante y adolescente música rock, deja el tufo a película de acción que, les aseguro, no los hará brincar de sus sillas ni por error.

Sin embargo, lo hecho hecho está. Más bien deberíamos poner los ojos en la siguiente: La criatura de la laguna negra,  un remake que ha venido anunciándose desde mediados de los ochenta sin concretarse. Y ahora que está más cerca que nunca, solo podemos rogar para que la fiebre del cine de superhéroes esta vez no contamine a otro clásico del miedo, convirtiendo a la temible criatura un horripilante remedo de Aquaman en el día de las brujas.

Comentarios

  1. Puff estoy totalmente de acuerdo, Drácula la leyenda jamás contada no me gustó, y eso que la vi con las expectativas bajas... Entre vampirillos que brillan a la luz del día y otros que nose saben lo que son, echo mucho de menos a los grandes clásicos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el intento de hacer cine familiar, están destruyendo a los personajes míticos.

      Eliminar

Publicar un comentario