INVOCACIÓN: Despedidas y bienvenidas




Por Mauricio Vargas Herrera.

Mucho se ha dicho que el te­rror nunca morirá. Es fácil adivi­narlo: es un sentimiento imperece­dero. Pero hay ocasiones en que parece que no volverá a ver tiempos mejores, como aquellos de décadas ya lejanas. Ha fallecido Christopher Lee, quien no dejó de trabajar hasta sus últimos días, siempre fiel al universo de lo fantástico. Y Betsy Palmer lo siguió pocos días des­pués, dejándonos solos, a merced de su querido hijo Jason Voorhees. ¿Quién aplacará su instinto ase­sino? ¿Alguna vez volveremos a tener villanos de semejante nivel? Quizá no, pero los malos son tan necesarios para el terror como el aire para los pulmones. Ya veremos nacer nuevas caras. De una cosa podremos estar seguros: la gente no se cansará de pagar para ser movida emocionalmente. El susto es tan necesario como la risa. Pode­mos estar tranquilos. Y aunque es­tas predicciones parezcan verse debilitadas ante la recurrente flaci­dez de algunas producciones cine­matográficas, la literatura sigue su rumbo en nuevos parajes mientras la televisión brinda un terreno fértil. Solo basta observar el montón de cosas que han sucedido en la mitad de este año: Wayward Pines se estrenó con satisfactorios resultados, dejándonos abandonados en un pueblo lleno de misterios y se­cretos. The Last Man on Earth nos hizo pensar en I’m Legend hasta que nos enteramos de que era una co­media, algo así como Jerry Seinfield y Richard Matheson revueltos en una licuadora. No es terror, pero está increíble. Y otros proyectos más que ven la luz, como la serie Scream que saldrá por MTV y la comedia de Fox Scream Queens, además de The Whispers, basada en un relato de Ray Brad­bury y dirigida por Steven Spielberg . Hemos podido ver el tráiler de la esperada nueva versión de Polter­geist, supimos que la intención de llevar a cabo el remake de It es de­finitiva —aunque la salida de Cary Fukunaga nos decepcionó— y su­pimos que Green Inferno de Eli Roth al fin será estrenada en cines. Y tan solo es un ligero repaso. Este es un universo inconmensura­ble.

Como en la vida misma, algu­nos parten y nos deja un vacío en nuestros nerviosos corazones, pero nuevos miembros se unen a la fa­milia. En definitiva nos asustare­mos por muchos años más. Este cuento del miedo es inmortal.

Léase a plena noche

Aquí yacen aquellas historias en las que habita la oscuridad y que solo deben ser conocidas aplena noche .

No hay comentarios:

Publicar un comentario