jueves, 22 de mayo de 2014

Aullidos (Fluke), de James Herbert


Si escribir en primera persona es difícil, más aún lo es hacerlo desde el punto de vista de un animal. Se tienta a la verosimilitud. Se corre el riesgo de crear una historia ridícula, falsa y poco creíble. 

James Herbert se avienta a un ejercicio literario de esta especie con Aullidos, una novela que narra las aventuras de un hombre reencarnado en un perro tras las huellas de su vida humana pasada. La novela es eso, sencillamente. El perro, llamado Fluke, vive un montón de desventuras por las calles de Londres, hasta que su pasado humano comienza a revelársele en sueños. En esta constante lucha humano-animal, Fluke decide ir en busca de las personas que dejó en su vida anterior para esclarecer un asunto pendiente, motivo esencial de esa especie de reencarnación.

Hay un leve aroma a reflexión espiritual, a discurso personal del autor sobre estos temas de la muerte y la reencarnación. Algunos lo obviarán, otros chocarán con una reflexión que aparece en los capítulos finales. Es una obra, al parecer, muy personal.

El libro anuncia que es una de las novelas más escalofriantes del autor. Y el título parece propicio para una historia de hombres lobo, o al menos de lobos amenazantes, pero no se acerca ni por asomo al miedo. Se hace evidente los desesperados y deshonestos mecanismos de los editores para vender un libro.

James Herbert nos narra una entretenida historia de tintes picarescos a través de los ojos de un perro. Al comienzo genera esa sensación peligrosa de inverosimilitud y ridiculez que puede suscitar un relato de esta naturaleza. El autor se esfuerza por hacerlo creíble, presentándonos el mundo a través de los ojos caninos como algo totalmente nuevo y despojado de significado, una tarea de por sí imposible. No se puede obviar o transgredir el lenguaje y su significado tan fácilmente; el perro, siendo apenas un cachorro, sabe qué es un bus, un edificio, un parque y una puerta. Que haya sido un humano en su vida anterior ayuda a fortalecer la cuota verosímil de la historia. Yo estuve a punto de dejar el libro a un lado, pero afortunadamente todo se fue arreglando. Acepté el hecho de que el perro necesariamente debía conocer el significado de todo lo que lo rodeaba para poder avanzar en la historia; de lo contrario se volvería una cosa totalmente abstracta y sin sentido. Y una vez acepté esta cuestión, me dejé envolver por las andanzas de este simpático perro.

Incluyo esta reseña aquí porque este libro es ofrecido al público como una historia de miedo, así que la escribo para quienes anden buscando información sobre el libro y, si caen repentinamente en este blog, se enteren de que no lo es y no se lleven una desilusión al comprarlo. ¿Qué si vale la pena leerlo? Ni tanto, pero si lo ven por ahí a buen precio o buscan una lectura corta, vale la pena considerarlo.

Esta historia es amigable y divertida, pero en el fondo no deja de preocuparse por uno de los grandes misterios que aquejan en algún momento a los seres humanos: la muerte. ¿Qué hay más allá de ella? El vacío, la vida eterna o el regreso a este plano terrenal dentro de la piel de otra criatura.

Se hizo una adaptación en 1995, dirigida por Carlo Carlei, que ha gozado de muy buenas críticas.








Herbert, James. Aullidos; traducción de Camila Batlles. Barcelona, Plaza & Janés, 1992.

No hay comentarios:

Publicar un comentario