La chica que amaba a Tom Gordon, de Stephen King (The Girl Who Love Tom Gordon)

A veces parece que no pertenecieras a este mundo, y sientes que los que te rodean no están enteramente a tu lado. Eso es lo que llegó a sentir Trisha McFarland, una niña encantadora de nueve años, antes de internarse en el bosque, por calmar una necesidad fisiológica y pensando en lo que pasaría si por un momento desapareciera en el bosque asustando merecidamente a su hermano y a su madre. Ellos dos peleaban constantemente y Trisha, como si fuese invisible, simplemente se refugiaba en su mundo fantástico, embriagado de gritos eufóricos de las tribunas que aclaman a los Red Sox. Su paraíso era ese. Su dios: Tom Gordon, el jugador con el 36 en la camiseta.

Pero la intención se convirtió en realidad. El bosque fue devorando a Trisha, poco a poco, alejándola de su madre y su hermano. Casi sin darse cuenta se encontró a varios kilómetros de el camino por el que iban, demasiado tarde para arrepentirse. Demasiado lejos para arriesgarse a volver. Estaba completamente perdida. Es allí donde comenzará la historia, en el momento en que, con valentía, la pequeña decide emprender la marcha y ver hasta dónde podrá resistir lo que un camino sin rumbo establecido le tiene preparado.

La chica que amaba a Tom Gordon es una de esas novelas que cambian totalmente la percepción que se tiene sobre el rey del terror, pues demuestra una vez más su asombrosa habilidad para explorar en los sentimientos humanos,  proponiendo como núcleo a un solo personaje, cosa que no muchos escritores pueden hacer. El libro es una historia emotiva sobre el miedo y de qué manera se logran superar los obstáculos. Trisha demostrará que podrá luchar contra la inclemencia y la hostilidad de la naturaleza: la oscuridad, el clima, las bestias, los fantasmas incógnitos que habitan las sombras del bosque y la soledad, que tratará de sobrellevar con su walkman en el que escuchará, fielmente, todos los partidos de su equipo favorito. Tom Gordon se convertirá en el principal motivo para luchar contra la adversidad.

Acompañaremos a la pequeña héroe del destino, uno de los personaje más memorables de King, en una apresurada carrera contra la muerte, una muerte que asecha furtiva entre la espesura de la vegetación, esperando a que ella decida rendirse. Pero su voluntad es más fuerte que cualquier temor y mientras tenga a Tom Gordon cerca, la vida estará un paso más cerca de la victoria.

Léase a plena noche

Aquí yacen aquellas historias en las que habita la oscuridad y que solo deben ser conocidas aplena noche .

4 comentarios:

  1. Leí las primeras páginas del libro hace un tiempo, pero no logró engancharme. Quizá fue el momento. ¿No te ha pasado que a veces lees un libro y, en ese momento, no lo consigues terminar, y tiempo después lo tomas y te enganchas? Puede que eso me haya pasado.
    Intentaré pronto re comenzarlo, en una de esas me engancho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, me ha sucedido muchas veces. Con King me ha pasado también, y debo decir que uno de esos libros fue "La chica que amaba a Tom Gordon". Leí el primer capítulo y desistí, pero luego vino la lectura decisiva.

      Eliminar
  2. La verdad es que ésta es considerada una obra "menor" dentro de la gran narrativa de su autor (y quien quizás ya te habrás dado cuenta por mi blog, que es mi autor favorito). Igual comparto contigo todo lo que dices sobre este libro suyo, que malo no es y además presenta varios valores recomendables para quien no lo hay tenido antes en sus manos. Aprovecho de invitarte a echarle un vistazo a lo que he escrito sobre el Rey del Terror, que es harto la verdad (a ver qué te parece).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia emotiva. Hay algo que en esta novela es característico de King: sus protagonistas niños, que siempre resuta maravillosos.

      Eliminar