jueves, 28 de julio de 2011

El exorcista (The Exorcist), de William Peter Blatty


El exorcista es una novela visceral.

Hay que comenzar con el autor, William Peter Blatty. Él ha tenido más experiencia con los guiones que con la narrativa, y eso se nota en el libro. Blatty, en ocasiones es muy seco para describir algunas sensaciones, y a veces parece que leyeras un telegrama, con frases cortas y muchos puntos seguidos, lo que hace que te frenes constantemente cuando deseas saber lo que piensa y siente algún personaje. Pero, por otro lado, la tosquedad la resuelve bien cuando se trata de describir espacios y acontecimientos, como un buen guionista lo sabe hacer. Entonces, es claro que Blatty no posee una calidad literaria envidiable, pero lo compensa con una fuerza especial a la hora de escribir, y eso es algo que todo relato de terror que pretende estremecer al lector debe tener. Está escrita desde el espíritu, y eso es lo que la hace una buena novela.

La película también tiene mucha fuerza pero, aunque es una gran adaptación, no es ciento por ciento fiel al libro. La novela está más encaminada hacia la investigación policial (el inspector Kinderman le sigue la pista a una serie de asesinatos misteriosos que giran en torno a la familia protagonista), y plantea un interesante debate entre la ciencia y la religión, todo en torno a la búsqueda de una respuesta. La película, en cambio, se centra más en el aspecto visual y la posesión. Aunque también aparece el dicharachero inspector, no juega un papel trascendental. La idea con la adaptación era entretener y hacer la historia más dinámica y estremecedora, por lo que le apostaron más al horror de la niña poseída que a una investigación policiaca: fue la decisión del propio Blatty, que se encargó del guión. Y parece que le funcionó muy bien.

Como lo dice el autor al final del libro, todo el caso de posesión que está en la novela es real y documentado. Fue un caso de posesión demoníaca en Maryland, que afectó a una niña de 14 años. El autor se interesó mucho y comezó a investigarlo. Obviamente Blatty le añadió algunos detalles ficticios, pero sólo muy pocos para que el lector se cuestione sobre lo que habrá significado un episodio tan extraño y macabro en la vida real y en aquella época en la que científicamente se ignoraba (o rechazaba) el rito del exorcismo. Ver las fuentes en la que se ha apoyado para crear la historia demuestra el porqué del éxito de la novela: trata  los temas médicos y religiosos con gran propiedad.

Y hay espacio para algo de humor en medio de tanta angustia. El inspector Kinderman, un viejo charlatán que no para de hablar y contar sus anécdotas tontas hasta en los momentos menos indicados, los mayordomos de la casa, Karl y Willie, cuya relación marital entre ellos es muy dispar. En medio de todo el ajetreo que están obligados a vivir en esa casa es imposible no simpatizar con ellos. Es un ingrediente interesante en la historia. 

Y los dos Jesuitas son lo más destacado. El padre Karras, un sujeto trajinado y acongojado, que también le apuesta a la ciencia bajo la mirada de Dios, y su contrario, el noble padre Merrin. Aunque Blatty sabe construir personajes muy bien definidos, estos dos sobresalen por mucho, y no es de esxtrañar, teniendo en cuenta que Blatty compartió con los jesuitas durante tanto tiempo.

Hay un pasaje muy interesante, un soliloquio de Merrin en el pasillo del segundo piso de la casa, a pocos metros de la habitación de Reagan. Es un sermón de un tal John Henry Newman que el autor le atribuyó al personaje, pero que le queda a la perfección. El momento en el que sucede aquella conversación con el padre Karras es destacable.

El exorcista es particular. No es de aquellos libros que les coges cariño y lo miras con afecto. Este un libro frío, inquietante, tenebroso. A través de él sientes la misma atmósfera helada de la habitación de Reagan.

Sin duda es una gran novela.

8 comentarios:

  1. Pues bueno, ante todo, felicitaciones por el nuevo blog. Me gusta mucho el aspecto visual que tiene y la temática que piensas manejar en él. Ya era hora de volver a leer tus interesantes entradas! ;D

    Genial que conserve las entradas antiguas de Pulp Terror además! :D

    Por otra parte, te felicito por la buena entrada sobre el Exorcista. Es un análisis muy puntual y certero. A mí también me encanta el libro, lo he leído un par de veces, y me causó curiosidad lo que dices al final: "No es de aquellos libros que les coges cariño y lo miras con afecto." Y es que pensándolo bien, tienes toda la razón: a pesar de que me gusta mucho, no lo miro con cariño como a otros libros...

    Es curioso que el Maestro no lo vea con muy buenos ojos. A Blatty lo califica como un narrador demasiado parco y frío. Por algo esta obra no está entre sus diez primordiales... De hecho, creo que ni siquiera entre las 100 que menciona al final de Danza Macabra!! XDD

    En fin, espero que te animes a leer Legión..., ya que siempre lo recomiendo con fervor y nadie me hace caso... :(

    ;D

    ResponderEliminar
  2. Es un placer tenerte por acá, George.
    Ahora sí vamos con toda!!!
    Y lo que dices, a pesar de que Blatty es frío al narrar, es un libro acojonante.
    Y voy a leer "Legión", no lo dudes.

    ResponderEliminar
  3. A very good review of a great novel! I didn't expect to like it as much as I did; Blatty is a solid writer.

    ResponderEliminar
  4. Me compré el libro (no sé si te comenté) y lo acabo de comenzar. Me costó un poco engancharme, pero ahora que voy por la pág 50 siento esa sensación que solo produce el terror clásico. Un atmósfera cargada y sutil se desprende del libro. Regan me pone nervioso.
    Ya te contaré más cuando termine la novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vas a disfrutar mucho, Pablo. El inicio de la novela tiene un no-sé-qué que no te conecta, pero no dura mucho para que ya estés sumergido en el horror. Es un libro impresionante. Buena suerte en tu lectura, y espero ansioso tu reseña.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Éste es otro de esos libros que por años he mantenido en mi biblioteca y nunca he leído; como ya me ha pasado con otras entradas tuyas tan entusiastas, creo que ya es hora de que me dedique a ello. ¿Has leído "Corazones en la Atlántida" de Stephen King...En un momento uno de los protagonistas de la novela corta con la que comienza el libro, tiene un interesante diálogo sobre literatura y dice cosas muy impactantes sobre esta novela. Como siempre me es un gusto pasar por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me he leído el libro de King. Estoy esperando a que aparezca la edición de Plaza & Janés en la librería. Lo quiero tener en la edición grande. Solo me he visto la película, con el enorme Anthony Hopkins. No sé como será en cuanto a adaptación, pero es una de mis películas favoritas.

      Eliminar